lunes, 2 de abril de 2012

Docente tradicional vs docente 2.0

innovacionLos docentes del siglo XXI deben afrontar un reto que les ha impuesto las nuevas tecnologías de la información y la comunicación. El educador tradicional, debe ser reemplazado por lo que solemos llamar un docente 2.0. Mientras que el docente tradicional dicta sus clases a la misma hora y en el mismo lugar, utiliza el mismo material didáctico y estilo de enseñanza.  El docente 2.0 trasciende las cuatro paredes del salón, enseña de manera informal y descentralizada, investiga y comparte, diseña sus propios contenidos didácticos, utiliza más de una plataforma, sabe trascender lo conocido, enseña a aprender de los errores y permite las múltiples manifestaciones de la inteligencia.

Un reto difícil de afrontar.


Ser un docente 2.0, como lo muestra el dibujo,  no es solo utilizar tecnología en el aula. El cambio no debe consistir únicamente en cambiar el papel y el lápiz por el ordenador y la impresora, sino en la forma en la que se utilizan las nuevas herramientas. Sin embargo, esta imagen es un fiel reflejo de lo que ha sucedido en muchas instituciones. El desfasaje entre la capacitación de los docentes y las herramientas disponibles han desembocado en una intrusión y no una inclusión de la tecnología en el aula.
Hoy en día, todavía existe mucha resistencia al cambio por gran parte de los docentes. Según Egan Kieran, “cualquier ambición de cambio de paradigma que pretenda reemplazar las ideas actualmente dominantes se encuentra con el problema de que, al principio, la nueva idea se debe contemplar desde las perspectivas que intenta reemplazar”. Es decir que las personas por naturaleza poseen una resistencia psicológica, que vulgarmente se conoce como “ser cabezadura” que consiste en que los individuos se obsesionan con algo que les hace ver la situación solo desde el punto que ellos han adoptado o que es actualmente dominante, impidiendo ver los otros puntos desde un nuevo enfoque.
Un poco de empatía.
De todas maneras creo que existen muchos temores que deben ser tenidos en cuenta. Muchas veces caemos en el error de señalar las falencias de los docentes sin comprender las dificultades que implica la incorporación de las nuevas tecnologías en la educación.
En primer lugar y como vemos en el video, la dificultad que poseen muchas veces los docentes cuando se enfrentan a una computadora de la cual no son contemporáneos. El cambio que se pretende, no es menor. Sobre todo por la desventaja que poseen frente a sus estudiantes para apropiarse de los saberes relacionados con la tecnología.
En segundo lugar, este video debe hacernos reflexionar y tratar de colocarnos en el lugar de los docentes hoy en día. Tratar de tener un poco de empatía con quienes por primera vez no son los transmisores del conocimiento. Más si tenemos en cuenta que desde el punto de vista de la etimología, “alumno” deriva de a = sin; y lumen = luz. En otras palabras un estudiante es el “sin luz”. Es la persona que no tiene la luz del conocimiento, que es ignorante y por lo tanto necesita de alguien que lo ilumine, a este alguien se le llama “maestro” o docente. Cambiar una concepción tan antigua y tan arraigada en el inconsciente colectivo demandará no solo mostrar lo que deberían ser, sino entenderlos y acompañarlos en el proceso de reinvención del rol docente. Solo así lograremos vencer esa resistencia e integrar definitivamente las NTICs en la realidad educativa.

Publicado en : http://juandoming.visibli.com/share/CNTqgf